Cinco trucos para armar las vacaciones perfectas

 

 

¿Cuántas veces quieres hacer algo y hay tantas opciones que te paralizas?

Una de las cosas que recuerdo con infantil miedo de cuando instalé mi vida en Barcelona, fue verme parada frente al refrigerador del supermercado, en la sección de yogures, paralizada como por diez minutos. Me fui sin yogur.

¿No te ha pasado lo mismo cuando piensas en las vacaciones? Pues quiero compartir contigo cinco trucos para que no termines tomando el sol, con tu fabuloso bikini, ¡sobre la grama de una casa en los Pirineos sin piscina!

1  Concreta bien qué vacaciones quieres.

Hay tantos destinos para visitar como modos de conocerlos. Y de todos ellos hay folios, folletos y catálogos para dar y regalar. Además tenemos  toda la información que soñemos, y la que no somos capaces de imaginar, al toque de un click. Pero muchas veces, tanta información nos agobia. Lo mejor para no caer en trampas es visualizar claramente qué tipo de viaje queremos. Piensa entonces si quieres pasar unas vacaciones sin ninguna preocupación, ni horarios, o quieres darle caña a la diversión, o conocer monumentos perdidos o ciudades maravillosas. ¡ O si lo quieres todo!

2 Visualiza cómo quieres disfrutar de tu tiempo de ocio.

Es importante que te veas en el lugar que deseas, que te imagines  haciendo las actividades que te provocan, que dispongas una agenda del tiempo que quieres dedicar a cada cosa: pasear, bailar, dormir, leer, nadar, correr… Sólo si sabes bien lo que te pide el cuerpo podrás encontrar el lugar ideal que te ofrezca todas las ventajas que quieres.

3 Selecciona tres opciones.

Ya estás lista para  buscar la información. Una alternativa siempre válida es acudir a una agencia. No en vano son profesionales y conocen como nadie todos los detalles que debes considerar.  Otra posibilidad es que busques en internet, en las agencias online, pero recuerda, focaliza. Pide solo tres opciones que se ajusten a tu idea y te ofrezcan precios acordes a tu presupuesto.

4 Qué debes buscar.

Si decides hacer tu propia pesquisa ten en cuenta que debes buscar primero el alojamiento. Una vez sepas dónde quedarte, debes pensar en dónde comer. Lo más común es que el desayuno sea en el alojamiento, sobre todo si es un hotel, pero todo depende del lugar que escojas. Ten en cuenta que saborear los platos típicos de la zona que visitas puede hacer de tu viaje una mejor experiencia. Luego centra tu búsqueda en la forma de transporte que requieras: te moverás en transporte público, comprueba si hay buenos servicios, o tienes opciones de alquiler de coches, o puedes contratar taxis. Te queda  indagar sobre  las actividades que la ciudad o la zona te ofrece y que respondan a lo que quieres disfrutar en ese viaje. Es útil armar un calendario, con notas de los eventos que te llaman la atención, sus horarios y costos. Sin que sea una pauta militar, ¡te servirá de guía para no perderte nada!

5 Empieza el viaje en el sofá de casa.

Con toda la información en tu mano, y un buen aperitivo, comienza tu viaje en el sofá de tu casa. Siempre que preparo mis vacaciones leo sobre el lugar a donde voy. Oigo su música. Me preparo alguna receta sencilla. Allí empieza mi aventura o mi descanso. Me gusta llegar y sentir que de alguna manera es un reencuentro. Si tu viaje comienza en casa, te sentirás en casa allí a donde vayas.

Rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *