VIAJAR SOLA: Un viaje profundo

Muchas veces me ha tentado la idea de viajar de sola. Aunque al final de alguna manera u otra el destino siempre acababa siendo demasiado peligroso y la idea del viaje en solitario acababa perdiendo fuelle.

Sigo creyendo que la experiencia del viaje en solitario es, sin duda, una de las experiencias más enriquecedoras que podemos experimentar. Me alegra ver como cada vez más hay más viajeras que se animan a dar el paso dejando atrás todos sus temores.

He querido aprovechar este post para hacerle unas preguntas a mi amiga Edita (@editafloren), una verdadera apasionada de los viajes y especialmente de los viajes en solitario:

¿Dónde fue tu primer viaje? ¿Qué sentiste?

Mi primer viaje en solitario fue desde Lituania a Sicilia en autostop y volviendo en interrail. Me sentí muy emocionada como en todos mis viajes.

¿Cuál es la experiencia más inspiradora viajando sola?

Viajar sola te da fuerza y libertad para explorar el mundo tal y como es, conocer gente maravillosa por el camino y conocerte a ti misma profundamente.

¿Recomendarías esta experiencia a otras mujeres?

Sí, totalmente, recomendaría esta experiencia a cada mujer al menos una vez en la vida ya que te da una perspectiva muy diferente de todo.

¿Has encontrado a muchas mujeres viajando solas?

Hace 10 años no habían muchas mujeres viajando pero ahora sí que he conocido bastantes.

¿Algún consejo para las viajeras que quieran emprender un viaje en solitario?

Confía en general en la gente, sé abierta sobre el viaje pero aun así ten cuidado y estate siempre atenta del entorno.

Sara

Opciones para Semana Santa

 

Se acerca Semana Santa y aún no he decidido mi viaje, ¿os pasa a vosotros? Tengo claro que  estaré en España, ¿pero dónde?… ¡Ya lo tengo!

 

¡Ven a Burgos!

Voy a disfrutar de la preciosa  ciudad de Burgos, que cuenta entre otros monumentos con la primera catedral gótica de la península, sus procesiones declaradas de Interés Turístico Nacional desde 2013,  y sus cofradías, alguna de ellas como la de La Santa Cruz que datan de 1181, la Ruta del Cid, el Museo de la Evolución Humana, buscaré las huellas de Teresa de Jesús y como no, degustaré su cocina famosa por su cordero lechal, su olla podrida, sus morcillas, sus quesos y sus caldos. ¿Me acompañáis?

Relájate en Zaragoza

Las vacaciones son un respiro, un tiempo para recargar y volver a la rutina con más energía, y nada mejor que hacerlo en una ciudad como Zaragoza, donde encuentras  patrimonio, cultura, encanto.

Recorre los viñedos de sus centenarias bodegas y degusta en catas sus reconocidos vinos y su cava,  o relájate  en sus  fantásticos spas, algunos de ellos en entornos naturales como El Monasterio de Piedra.

Déjate llevar por las orillas del Ebro hasta sus bares de tapas y sus restaurantes para disfrutar de la gastronomía de la zona,

Disfruta sus monumentos, su Basílica, el Teatro Romano, el Puente del Tercer Milenio,  sus museos,  sus parques y jardines, sus palacios, y sobre todo sus gentes. ¡Ven a Zaragoza!.

Déjate sorprender por Valencia

Si, ya sé que han sido Fallas , las primeras después de la certificación de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad,  y toda ella era un espectáculo de arte, color y fuego. Pero verás que esta ciudad puede sorprenderte cada día y a cada momento.

Alquila una bici, (tienes a tu disposición una gran oferta de alquiler)  y visita la ciudad a tu ritmo,  pasea  por sus casi 80km de carril bici, sin prisas y gozando de su clima. Puedes ir por libre, visitando los monumentos más reseñables de la ciudad u optar por sus rutas especiales como pasear por el Parque Natural de La Albufera en la “Ruta del Arroz” o la deliciosa “Ruta de la Horchata” que te lleva por el corazón de la huerta valenciana, a degustar su riquísima horchata.

¿Te apuntas al tour?

María José

Viajar en familia

 

Siempre he pensado que viajar con niños es bastante difícil pero nada más lejos de la realidad…todo depende de cómo te organices…

Cuando tu hijo viene al mundo, eres consciente de que tu modo de viajar va a cambiar y en realidad así es, pero no es que sea mejor ni peor, simplemente es diferente. Por eso, después de buscar sitios dónde poder ir y disfrutar en familia, sé que viajar con niños te hace menos egoísta, ya que te tienes que adaptar en la medida de lo posible a sus necesidades y gustos. Tu lema debe ser: si ellos se divierten, yo me divierto.

Se debe ir con más calma y no pretender andar mucho rato ni visitar el máximo número de museos o de monumentos sino que es mejor por ejemplo, utilizar un tren turístico que te lleve de sitio a sitio y así poder ver más cómodamente la ciudad.       

Para que no haya problemas, prepara las cosas con tiempo: el transporte, los traslados, el alojamiento (decide si coger hotel o apartamento), la documentación, un botiquín y los juguetes favoritos de tu hijo para que se sienta como en casa allá donde vaya.

También existen agencias especializadas en organizarte tu viaje y que todo te sea más fácil. Una por ejemplo que conozco es Travelkids.es, que sus viajes están pensados para hacer disfrutar tanto a niños como a mayores e incluso tienes un animador para todo el viaje. Yo lo he probado y mi experiencia ha sido muy buena.

Por otro lado, quiero decir que otra cosa es viajar con bebés, que de pensar que te tienes que llevar infinitas cosas lo ves todo cuesta arriba, pero la verdad es que es más fácil, ya que los bebés van donde tú quieres y no suelen protestar salvo que tengan hambre. En realidad es una ventaja, ya que los sientas en la silla y en marcha.

En fin, espero haberte ayudado un poquito y convencerte de que un viaje en familia no es difícil sino que es diferente.

Melani